Visita de la asociación portuguesa ForestWISE

Visita de Forestwise á Fundación Juana de Vega
Share

Esta semana tuvimos la oportunidad de conocer a la asociación CoLAB ForestWISE (Vila Real, Portugal) y compartir nuestro trabajo y metodologías sobre procesos participativos destinados a mejorar la resiliencia del territorio gallego frente a los incendios forestales, una de las áreas estratégicas de actuación para la Fundación Juana de Vega.

El ForestWISE – Laboratório Colaborativo para a Gestão Integrada da Floresta e do Fogo es una asociación que promueve la gestión integrada del bosque y de la lucha contra el fuego, con base en actividades de coinvestigación y desarrollo, transferencia de conocimiento y tecnologías, actuando como aglutinador entre la industria, la academia y la administración pública con impactos en los dominios del bosque y del fuego en la sociedad.

Dos días
Tras la reunión de presentación en nuestra sede en San Pedro de Nós (Oleiros) en la tarde de 17 de enero , al día siguiente nos acercamos a la comarca de O Barbanza para visitar con el equipo dos Comunidades de Montes Vecinales en Man Común (CMVMC) consideradas casos de éxito en gestión forestal con implicación social: la de Baroña (Porto do Son) y lo de Froxán (Lousame) junto con su programa educativo Montescola. Aquí incluso pudimos plantar un castaño, ¡como hacen todas las visitas de su programa de voluntariado ambiental! El año que viene volveremos para comprobar su evolución.

Fue un encuentro fructífero entre dos entidades afines que, esperamos, pueda materializarse en proyectos conjuntos a través de los que canalicemos nuestro objetivo fundacional: continuar promoviendo el desarrollo rural desde múltiples perspectivas.

Más información sobre las Comunidades de Montes Vecinales en Man Común de Froxán e Baroña

CMVMC de Froxán (Lousame). Tiene una superficie de unas 100 hectáreas. Tras un incendio forestal en 2006 decidieron cambiar su modelo productivo de monocultivo y sustituirlo progresivamente por la introducción de especies autóctonas. En los últimos años, han conseguido implicar activamente a la sociedad en general en sus esfuerzos de conservación y restauración, sobre todo trabajando con niños, escuelas, familias y organizaciones ecologistas. Estos grupos ayudaron a recuperar zonas degradadas afectadas por la actividad minera y las especies invasoras mediante la reforestación participativa con especies autóctonas. A través de estas actividades, la comunidad está desarrollando un programa continuo de educación y sostenibilidad (Montescola), mostrando el potencial de la gestión comunitaria de la tierra para abordar problemas ambientales y sociales acuciantes.

CMVMC de Baroña (Porto do Son). Abarca una superficie de 846 hectáreas. Es un excelente ejemplo de silvicultura multifuncional, que incluye la producción de madera, la ganadería extensiva, la producción de resina y la recuperación de bienes patrimoniales. La cría de diverso ganado en el monte, el aprovechamiento resinero de los pinos, un coto micológico o un apiario son algunos de los proyectos que están impulsando y que se traducen en rendimientos económicos para los 184 comuneros que conforman la entidad vecinal. Además, su trabajo en el monte deja también beneficios intangibles a los visitantes y vecinos de la zona que se acercan la estos espacios naturales. Comenzaron empleando a dos trabajadores y hoy cuentan con una cuadrilla de 10 personas que se centran tanto en trabajos de silvicultura como en el cuidado del ganado.