Noticias / Investigación

Galicia medirá el vigor de las cepas para mejorar la calidad de su vino

15 Enero 2010

#viticultura

La iniciativa de Terras Gauda permitirá paliar el déficit de nitrógeno, potasio o agua de cada planta y evitar plagas

Un proyecto de viticultura de precisión llevará sensores a las vides para controlar su función fotosintética

Que hay vinos gallegos extraordinarios es un hecho reconocido por Robert Parker y demás ilustrados en la materia. Que siempre hay margen de mejora, también. La bodega de Rías Baixas Terras Gauda ha presentado un proyecto de viticultura de precisión que acometerá este año y que pondrá a Galicia en el podio tecnológico del mundo del vino.

Consiste en el control individualizado de cada vid, un manejo selectivo del viñedo para mejorar su rentabilidad. Se colocarán sensores en todas las plantas para llegar a medir incluso su función fotosintética; es decir, su vigor. Los datos informatizados, recogidos en unos nodos, permitirán conocer el estado nutritivo de cada vid y aplicar nutrientes. Por ejemplo, si una planta necesita más potasio, agua o nitrógeno.

Los sensores medirán también temperatura, luz, humedad ambiente y humedad foliar (período de humectación de la hoja), y los datos combinados de esos factores, de los que dependen las plagas de hongos, definirán el momento preciso para aplicar tratamientos y paliar cualquier déficit de las plantas. Al usar fertilizantes de forma selectiva se reducirá la contaminación.

Emilio Rodríguez, enólogo de Terras Gauda y padre del proyecto, destaca que con esta iniciativa pretende controlar el nivel de madurez de la uva y, por tanto, poder escalonar la vendimia a conveniencia. «Cada planta madura de una forma, pero si tienes sensorizada la temperatura vas a ver más claro qué zonas están listas y cuáles no -explica-. En una misma parcela puede haber diferencias de contenido de azúcares en las uvas equivalente a casi un grado de alcohol probable en el vino, y tenemos 38 parcelas».

Ochenta mil euros

El proyecto, con un presupuesto aproximado de 80.000 euros, se apoya en sistemas GPS y GIS para realizar la parcelación, y en un potente software de interpretación de datos. Escalonar la vendimia y controlar sanitariamente las vides permitirá cosechar uvas perfectas en el momento adecuado y, por tanto, obtener un vino más homogéneo y regular.

Fuente: La Voz de Galicia


Comentarios