Noticias / Otras

El espacio que ocupa Ence-Elnosa volverá al dominio público de Costas en el 2018

El plan de ordenación dejará los terrenos para uso libre de la ciudadanía y la edificación privada estará vetada

El espacio que ahora ocupa el complejo industrial de Lourizán, formado por Ence-Elnosa, volverá al dominio público marítimo-terrestre cuando las factorías sean trasladadas, previsiblemente antes del 2018 por imperativo de la ley de Costas. Así lo aseguró ayer el gobierno local al presentar las previsiones del plan de ordenación de Pontevedra sobre suelo industrial.

El concejal encargado de la nueva planificación, César Mosquera, fue meridianamente claro en torno al futuro del asentamiento fabril. «Con respecto a Lourizán -señaló- a previsión é que quede como legalmente corresponde, que é integrado no dominio público marítimo-terrestre, trasladado ou non ao Concello».

Respecto al proceso a seguir, Mosquera recordó que el complejo disfruta ahora «dunha concesión» y que, en el futuro, se reintegrará al dominio público marítimo-terrestre, es decir, a la propiedad pública del Estado por la que vela Costas.

El concejal nacionalista dejó asimismo sentado que no habrá posibilidades de aprovechamiento constructivo ya que la reintegración se hará «sen nengunha posibilidade de edificabilide nin nada que se asemelle».

«Desde a ley de Costas de 1988 no dominio público está prohibido que haxa ningunha posibilidade de facer un aproveitamento lucrativo», indicó el concejal con advertencia de expresa de que se dirigía a personas «preocupadas polo futuro» del complejo, pero que «descoñecen» las condiciones legales en las que se encuentra actualmente.

El espacio del complejo industrial aparecerá en el plan de ordenación como zona libre «para uso e disfrute da cidadanía» y así está «pactado» con la Dirección Xeral de Urbanismo, según señaló el concejal, quien dijo que se habían abordado con la Administración Autonómica varios aspectos esenciales del plan, entre ellos, los que atañen al litoral.

El gobierno local medita ahora las posibilidades de tratamiento y recuperación del espacio ocupado por el complejo fabril, pero siempre bajo la perspectiva de no edificar.

Fuente: La Voz de Galicia


Comentarios